PROXEMIAS, Carmelo Rubio

Exposición del 12 de febrero al 6 de marzo de 2016

“Toda obra de arte es una estructura, un organismo. Lo que la distingue esencialmente es su carácter de forzosidad; es decir, que en ella ha de ser todo como es, sin que sea posible variar nada”

Heinrich Wölfflin[1]

Arquitecturas, geometrías, texturas, líneas, trazos, mallas, huellas, tramas… Son elementos comunes recogidos en las diversas obras que podemos apreciar en esta exposición. Unidas por el grafismo de la técnica, no así por la temática, se podrían establecer cuatro series: “Arquitecturas”, piezas en las que se parte de imágenes que proporcionan a la obra cierta profundidad  mediante la  estampación de grabados sobre  fotografías,  transferidas en tonos grises sobre el papel; “Estructuras”, a la que corresponderían  imágenes y diseños simétricos, cerrados y herméticos, siguiendo patrones ornamentales; “Fotografías” detalles de  imágenes captadas por la cámara en  planos detalle, que presentan la textura y el grafismo de superficies,  sobre las  que se interviene pictóricamente, y una última; “Cuadraturas” centrada en las formas y contornos geométricos elementales, que adquieren cuerpo bajo el tratamiento de tramas e incisiones diversas.

Realizadas con técnicas gráficas sobre papel, se trata de obras en las que se emplea  por una parte el ensayo constante, la repetición, la acción… pero también el cálculo, la contención y el pulso, aspectos necesarios para conseguir cierto equilibrio, y abrir algunas perspectivas dentro de un lenguaje expresionista, de imágenes que básicamente ocupan un primer plano, apostadas bajo una   piel tejida de fibras.

Colores enmarcados por la tinta más afín al grabado, el “noir doux”;  pardos, tierras, óxidos, azules y sienas,   enfatizados en su carga simbólica e icónica por los  metalizados, plateados y dorados.

[1] Heinrich Wölffin. Conceptos fundamentales en la Historia del Arte.

PROXEMIAS-1

 

Currículum de Carmelo Rubio