PELO, Laura Martínez Lombardía

“El claro del bosque es un centro en el que no siempre es posible entrar; desde la linde se le mira y el aparecer de algunas huellas de animales no ayuda a dar ese paseo. Es otro reino que un alma habita y guarda”. María Zambrano.

PELO, Laura Martínez LombardíaDel 9 de junio al 5 de julio exposición de Laura Martínez Lombardía

Algo se está descubriendo en este mismo instante en que lo contemplas y nunca más se volverá a dar así. PELO envuelve un sentir vital, un temblor que adopta diferentes formas. A veces es un rostro, otras deviene en una palmera, en un cactus, en una nube, incluso en un pez. Seres escondidos en sí mismos, que habitan en la espesura, en un lugar combativo. Siempre de fricción.

PELO se articula en una “serie de instantes”, fragmentos de la historia más personal de la autora que gravitan en el espacio formando claros que se abren y se cierran. Son “mundos de luz y de sombra” pertenecientes a diversos trabajos fotográficos; Los durmientes (2010), Un verano raro (2012) o Fotofobia (2015). En todos ellos PELO representa una zona de contacto emocional y de tensión física donde todo se comporta en ese juego de claroscuro, un deseo de mostrarse a la par que de ocultarse.

LML_2016_9_016_2-3 001 LML_2015_6_053_8 001 LML_2015_6_050_1 001 LML_2015_6_031_7-8 001

En lugar de mirar las cosas, Laura Martínez Lombardía (Cádiz, 1975), se pregunta por el ser de las cosas. Explora la anatomía de lo equívoco  y se adentra en nuestro último rincón de defensa; una madriguera tupida e incómoda, una casa ermitaña o un árbol para ser trepado. Son signos de ese “otro reino que un alma habita y guarda”. Y nos devuelve algo enormemente bello; un soplo de viento que accidentalmente descubre una marca existencial. O esa grieta que nos hacer ser lo que somos en este mismo instante en que lo contemplas y nunca más se volverá a dar así.