A sangre. Berta López

CartelASangreBertaLopezAsangre. Berta López en la Factoría de papel del 19 de enero al 11 de febrero de 2017

Entiendo la sangre como entiendo la vida, con su inseparable carga de muerte, como entiendo una herida.

La sangre es ese tejido líquido que delata el rastro de un animal, que fluye dibujando grietas, conectando ancestros y descendientes por raíces y ramas del árbol genealógico.

Trabajo usando aguja e hilo, lápiz, piedra, papel, tijera, tinta, ganchillo, serigrafía, cuerda, cuchillo, grabado, cerámica, fotografía, caligrafía, encaje de bolillos, tratando de digerir el día a día y construyendo un eterno bodegón visceral.
Reivindico las técnicas empleadas tradicionalmente por la mujer, fabrico o reutilizo piezas antiguas que someto a extrañas cirugías más éticas que estéticas.

Sin perder de vista la sangre en el taller, el sangrado como margen de seguridad frente al irreversible corte de la guillotina.

 

Obras expuestas

Berta López nace y muere habitualmente en Madrid

Tras inacabar arquitectura por apostasía y deserción, inicia un periplo de deriva que la mantiene desubicada y deslocalizada durante el resto de sus días, y de sus noches de un modo más rotundo.

Cuando empiezan a fallarle la memoria y faltarle las personas, Berta López adquiere la manía de registrar todo aquello que no quiere olvidar.

Habitante de los extremos, en su errática actividad entre el duelo y el vuelo, registra sus constantes muertes en sus gabinetes de curiosidades.

Hace un recorrido por cicatrices propias y ajenas, teje una maraña de recuerdos, posiblemente inventados, dando sentido a la búsqueda que la obsesiona, la pérdida, el olvido, la soledad, y en definitiva, la muerte.

Publicado en Exposiciones